fface

¿por qué complicarnos?

¿Por qué suele existir esa tendencia a la complicación?, me hace gracia que departamentos cómo el de rrhh que trabaja para la personas a veces se esfuercen tanto en hablar otros “idiomas” diferentes a los de las personas.

Sobre todo en lo que se refiere a los métodos de evaluación del desempeño y sus índices de productividad tendemos a “inventar la rueda”, definir procesos rígidos, poco prácticos, basados en múltiples escalas de calificación, listas de verificación, evaluaciones comparativas, curvas de distribución o curvas de gauss, matrices de doble entrada, etc. etc.

trabajo

derechos de foto: Forges

No nos compliquemos, hablemos de unos objetivos que se entiendan, de unas competencias imprescindibles y unas escalas que nos permitan evaluar el rendimiento de nuestros equipos de una forma sencilla, sin demasiadas florituras, que ayude en la normalización del proceso de evaluación. De lo contrario lo que conseguimos es promover escepticismo, poca practicidad, ansiedad o insatisfacción.

Lo que nos queramos complicar o no, al final, todo es cuestión de personas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *