speaker

10 mitos sobre el talento que dificultan la atracción y fidelización de los mejores (ponencia Juan Carlos Cubeiro)

Hoy he asistido a una jornada coloquio promovida por APD con el talento (su atracción y retención fidelización) como piedra angular para la ventaja de las organizaciones.

ImagenUno de los ponentes ha sido Juan Carlos Cubeiro, un profesional de sobrado renombre por su dilatada experiencia profesional vinculada al coaching y al desarrollo del talento y del liderazgo.

La ponencia ha discurrido en torno a 10 mitos que nos dificultan la atracción y fidelización de los mejores y sobre los cuales voy a centrar mi entrada. Empiezo con los 5 primeros (los otros 5 los expondré próximamente en una segunda entrada).

[1] El talento como inteligencia

“Inteligencia sí. Pero inteligencia triunfante”

Muchas personas creen que el ser inteligente es tener el talento. Desde luego, la inteligencia es un claro componente en la definición del Talento, pero a colación de este punto, tenemos que diferenciar entre la Inteligencia Fracasada y la Inteligencia Triunfante.

  • La inteligencia fracasada es un concepto que plantea el filósofo Jose Antonio Marina, que viene a explicar cómo la inteligencia, aun siendo abundante, yerra por tomar decisiones equivocadas.
  • Por el contrario, la inteligencia triunfante es “la que se enfrenta con los problemas y gestiona bien las capacidades”.

Como conclusión a este punto, el talento es en este sentido, poner en valor lo que uno sabe, puede y quiere hacer.

[2] El talento como capacidad

Factor E: Inteligencia Ejecutiva. “la capacidad de soportar el esfuerzo, de aguantar las molestias y de guiarse por recompensas lejanas”

No podemos limitar el talento a la capacidad, sino que hay que dar un par de pasos más en profundidad en el término capacidad, y la capacidad para que sea talento tiene que ir unida sí o sí al compromiso.

De este punto podemos extraer la siguiente definición de Talento:

Talento= capacidad (actitud y aptitud) x compromiso (físico, mental, emocional, valores) en un contexto (cultural) adecuado.

[3] Confundimos la Actitud con el Compromiso

“Sin suficiente energía nos sentimos exhaustos”

La actitud es una postura, y no debemos confundirla con el compromiso que tiene que ver más con la energía, la atención, la memoria, las emociones, los comportamientos…

El problema surge cuando no hay suficiente energía, en muchas ocasiones pérdida derivada del contexto en el que estamos. Esto convierte el Talento en un talento exahusto, desanimado, descentrado, no necesariamente por una pérdida de actitud sino de compromiso.

[4] El talento como algo fijo

“El talento que no se aprecia se deprecia”

En términos de talento normalmente solemos tener una mentalidad fija, pensamos que si alguien es bueno o talentoso en algo siempre lo va a ser. Sin embargo es una mentalidad equivocada. Siempre hay que seguir aprendiendo, continuamente tenemos que elevar nuestras capacidades, y ¿cómo debemos elevar nuestras capacidades? a la altura de los retos.

El desarrollo del Talento tiene mucho que ver con las 4 D del Talento:

  • Disfrute (Hacemos bien aquello que nos gusta).
  • Diversidad (Sentirnos orgullosos de nuestra forma de ser).
  • Dedicación (Cuando algo nos gusta le dedicamos tiempo).
  • Dominio

[5] El liderazgo como carisma

“La inteligencia emocional es el 90% del liderazgo”.

La calidad directiva como la capacidad de influir decisivamente en los demás es clave en la fidelización del talento.

Como dato, destacaba Juan Carlos Cubeiro que un 60% de la productividad es provocado por la Calidad Directiva.

En mi próxima entrada desgranare los otros 5 mitos sobre el talento que hoy he tenido oportunidad de descubrir de la mano de Juan Carlos Cubeiro.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *