cloud-technology

abordar la implantación de una solución tecnológica para la Gestión del Talento

Desde el primer momento en el que una compañía decide implantar una solución tecnológica tiene que ser consciente de lo que supone y que, sobre todo en el caso de soluciones para la Gestión de Personas o para la Gestión del Talento, se trata de uno de los procesos más importantes, intrusivos y visibles dentro de una organización.

Si fallamos en la implantación, hay muchas probabilidades de que el resto de decisiones que le siguen queden en entredicho.

Me gustaría compartir con vosotros algunas de las que considero como mejores prácticas a la hora de abordar la implantación de una herramienta para la Gestión del Talento.

[1] El proyecto es de todos

Es un error pensar que la implantación de una herramienta para la Gestión del Talento se trata de un proyecto exclusivo de recursos humanos. Todos los departamentos se van a ver afectados por el cambio, se trata de una solución global. Es importante hacer partícipes a las personas con el proyecto, si el proyecto es considerado un proyecto del departamento de recursos humanos no se va a materializar ningún compromiso con el mismo en la organización.

Por eso, es importante, primero elegir el equipo de proyecto adecuado. Desde el lanzamiento y la definición del alcance del proyecto es importante identificar a las personas adecuadas con los conocimientos y competencias adecuadas para el proyecto, y más importante aún, asegurar que estas personas van a dedicar su tiempo y esfuerzo en la implantación de la solución.

En segundo lugar, y relacionado con este punto, vamos a precisar de un sponsor o sponsors que confíen y crean en los resultados que vamos a obtener con la implantación de la solución. No se trata únicamente de contar con el mejor equipo, sino que necesariamente tiene que haber un líder en la organización capaz de influenciar en el mismo a lo largo de la implantación de la herramienta.

[2] La gestión del Cambio

La implantación de cualquier herramienta de gestión supone un cambio en la organización, debemos ser conscientes de este cambio y planificar a lo largo del proyecto acciones para la gestión del cambio.

Desarrollar un buen plan de comunicación. El equipo de proyecto está en contacto con el proyecto y la solución que se está implantando todos los días, en cambio los usuarios finales no. Es importante comunicar a los usuarios sobre el avance y los progresos del proyecto, que va a suponer. Repetir mensajes si es necesario.

 [3] Enfocar el proyecto y resultados esperados

Aunque se trate de un proceso de implantación de una solución tecnológica, no debemos caer en el error de mezclar el proceso o procesos a implantar y la tecnología. Importante diferenciar lo funcional de lo técnico, sólo así se conseguirá ganar en eficiencia y conseguir los objetivos planteados en la implantación de la solución.

Hablando de errores, el equipo tiene que ser consciente que se cometerán errores, ninguna implantación es igual que otra, hay que ser realistas, saber que en todas ellas nos enfrentaremos con dificultades, por eso hay que tomarlas con naturalidad y no rehuirlas.

Por otro lado, tenemos que tener muy claro que el objetivo final es que la gente use el sistema. Si no lo hacen, el proyecto es un fracaso. Por eso, el equipo de proyecto y sobre todo el líder del mismo deberán solicitar retroalimentación constante de los usuarios para personalizar el sistema.

[4] El trabajo continúa

Una vez la implantación de la solución ha concluido, el trabajo no termina, el trabajo continúa. El mantenimiento del sistema, la formación a usuarios, la gestión del cambio, etc. serán diferentes a como han sido a lo largo de la implantación pero todavía existen. Es por eso importante dedicar personas que apuntalen continuamente el sistema.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *